Gastronomía

GASTRONOMÍA EN LAS CINCO VILLAS

En cuanto a la gastronomía, aspecto muy importante en la cultura de cualquier región, las Cinco Villas cuentan con un patrimonio muy rico y variado, reflejo del paso de las diversas culturas a lo largo del tiempo, ante todo las judía, cristiana y musulmana , por nuestra comarca.

Para primer plato destacaremos las suculentas verduras (borrajas, cardos, coles, judías…) y legumbres (judías pochas), que son muestra de la gran variedad de productos hortícolas que aún podemos encontrar en toda la Comarca.

Al aproximarnos a Tauste nos sorprenden las plantaciones de arroz, que han modificado los hábitos agrícolas y gastronómicos de la zona. El arroz admite numerosos registros gastronómicos, como el arroz caldoso de las Cinco Villas, sabrosa receta que incorpora chipirones, almejas y borrajas.

Las jornadas micológicas, a finales de octubre, reflejan la gran variedad de frutos otoñales que los frondosos bosques ofrecen cada temporada. Es en esta estación del año cuando algunos establecimientos preparan menús íntegramente confeccionados con setas variadas. Estas se recogen en Luesia, hacia Pui Moné y hacia el pozo del Pigalo, siguiendo el curso del Arba, dónde podemos encontrar el Lactarius deliciosus, Boletus aestivalis, Macrolepiota procera y Morchellas entre otras. Este hecho motivará la multiplicación de eventos en torno a las setas, como jornadas micológicas, concursos de recetas, etc.

* Como en otras comarcas de Aragón, el ternasco va a ser el alimento más emblemático, asado con patatas, provenientes de América desde el siglo XVI, o guisado con verduras. También se cocina el cabrito o el pollo de corral.

Entre las carnes no debemos olvidarnos de la caza, y los guisados de perdices, codornices, conejo, ciervo o jabalí, cocinados de modo muy variado.

También es tradicional la matacía, o matanza del cerdo que se sigue realizando todavía en numerosos pueblos de nuestra comarca, para la producción de morcillas, longanizas, jamón, aunque tengamos que lamentar la progresiva disminución de tal practica.

El pescado no era propio de las Cinco Villas, por razones geográficas obvias, pero gracias a la revolución de los transportes y la mejora de las comunicaciones, podemos encontrar entre la oferta de los restauradores de nuestra zona platos de bacalao ajoarriero, truchas y anguilas.

* Pasando del segundo plato a los postres, hay que señalar que los dulces son variados y de gran calidad, elaborados artesanalmente, destacando los fullatres[1], pero incluyendo también picarones, tortas de rodillo, doblero de aceite, cuajos, mostillos, culecas, etc.

Se elaboran, además, productos artesanales y ecológicos como patés, quesos, vinos, miel y embutidos.

Estas tierras son idóneas, también, para el cultivo de la vid, y Bodegas Ejeanas lo demuestra desde el año 2.000 en la Vega de Luchán, promocionando sus caldos en las Cinco Villas, Aragón, España, zonas de Europa como Suiza y el Reino Unido, y participando, incluso, en ferias de Estados Unidos. Entre sus vinos hay variedades Tempranillo, Rosado del año con uva garnacha, caldo envejecido 9 meses en barrica, vino de garnachas viejas, 3 meses en barrica y el vino “Uva nocturna”, que mezcla las variedades de tempranillo y garnacha con fruta recolectada de noche, garantizando así el aroma y sabor de los caldos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Para saber más:

 www.comarcacincovillas.net/index.php?sec=16

www.gastronomia-aragonesa.com/rutas/ruta7.php

www.redaragon.com/turismo/cincovillas/4.asp

www.redaragon.com/gastronomia/recetas/default.asp

www.entrepueblos.com/municipio-cincovillas/

www.elanuario.net/…/cincovillas-en-zaragoza.html?bq

www.lavilladebiel.com/El%20Caserio.html

Regresar